La principal función  de una chimenea es crear una buena combustión así como transportar los gases de dicha combustión fuera de la vivienda. Un buen tiro es vital para una buena combustión. Nosotros consideramos que un buen tiro debe de estar entre los 10-20 Pa. Una mala instalación o una chimenea defectuosa puede provocar revoco de humos, nunca los creara la propia estufa.



Lo básico para tener un buen tiro es tener construida una salida de humos óptima
Una chimenea alta proporciona un mayor tiraje. Si el tiro es insuficiente la solución puede ser hacer simplemente una chimenea más alta. El diámetro de la tubería  nunca debería ser menor que la salida de humos del propio aparato. Una tubería circular normalmente proporciona un mejor tiraje que una cuadrada. EL uso de codos reduce el tiro. Si se usan codos es mejor utilizar dos de 450  que uno de 900.

 

El aire de la combustión es esencial para el tiro
Un fuego abierto requiere aproximadamente 300m3 de aire cada hora, mientras que un aparato cerrado requiere sólo  30m3 por hora. Un extractor de humos de una cocina toma más aire que una chimenea cerrada. Por lo que esto podría provocar  un tiro negativo, pudiendo  la chimenea revocar humo dentro de la habitación. Si conectamos aire exterior a la estufa esto evitaría siempre que la combustión de aire fuera insuficiente.

 

Influencia del viento
Los árboles o tejados muy altos así como abruptos cambios del terreno pueden causar también problemas de tiraje. Estos problemas se suelen solucionar simplemente haciendo la chimenea más alta. En situaciones extremas se pueden instalar también extractores de humo o reguladores de tiro que estabilicen el tiro de la chimenea.

 

El tiro de la chimenea se produce por  el calentamiento del aire
Cuanto más alta es la temperatura del aire mejor será el tiro de una chimenea. Se producen mejores resultados cuando el diametro  de la tuberia coincide con el diámetro del aparato. Un tiro demasiado fuerte puede provocar que el calor se vaya demasiado rápido por el tiro de la chimenea. Un tiro demasiado fuerte puede ser regulado con un deflector de aire, con reguladores de tiro o restrictotes. El uso de codos también reduce el tiro.      

 

  


 

Solución de problemas (aparatos de leña)

 

El tamaño es importante
Un hogar demasiado grande puede provocar más fácilmente problemas de humo, mientras que una hogar demasiado pequeño  puede sobrecalentarse más fácilmente provocando roturas en el aparato.

 

¿Que debemos tener en cuenta a la hora de elegir?
  • La cantidad de metros que queremos calentar
  • Estética (que encaje bien con la decoración)
  • Calefacción principal o apoyo a la calefacción

 

Una estufa demasiado grande no significa un mejor rendimiento
Necesita una cantidad de leña mucho mayor así como será más difícil regular la cantidad de aire para la combustión, lo que va a generar mucha más cantidad de humo, así como más cantidad de ceniza, alquitrán y hollín. Los cristales además se ensuciaran muy rapidamente cuando bajemos la cantidad de aire que entre en el aparato.

 

Una estufa demasiado pequeña tampoco tiene ninguna ventaja
Usted siempre intentara conseguir más calor del que la estufa puede producir, provocando siempre un constante sobrecalentamiento de la misma. Las consecuencias serán piezas de la estufa dobladas e incluso rajadas, las cuales no serán cubiertas por la garantía Jøtul  (dobles paredes, deflectores etc.).

 

Si es difícil encender el fuego las razones pueden ser:

 

  • Insuficiente aire: Abra todas las entradas de aire. Algunas veces deberemos incluso dejar abierta la puerta (aproximadamente 1 cm.). Asegúrese que el deflector basculante esta abierto. También podemos abrir la puerta del cenicero.. ·   
  • Prende mal: Use pequeñas piezas de madera así como pequeños trozos de periodico y añada trozos más largos. Recuerde la madera cuanto más pequeña y más seca mejor para todo.
  • Tiro bajo/chimenea fria: Caliente el tiro de la chimenea quemando periodicos dentro de la tubería y lo más arriba posible cuanto más caliente el tiro más difícil será que haya revocos de humo.  

 

Humo en la habitación puede  ser causado por:

  • Calidad de la leña: Leña húmeda  puede causar mucho más humo del que la chimenea puede aspirar, además puede ensuciar el cristal.
  • Sistemas de aire como los del aire acondicionado, baños o extractores de cocina pueden coger aire de la chimenea provocando tiro negativo. En estos casos debemos de traer aire del exterior dentro de la chimenea.
  • Errores de proceso: Abra siempre todas las entradas de aire así como el deflector basculante cuando vaya a cargar de leña la estufa de nuevo.
  • Tubería: Recuerde que los codos de 90o y los tramos en horizontal no son en absoluto aconsejables si queremos tener un buen tiro.
  •  Una chimenea con un sección demasiado extrecha podría provocar que el aparato no tuviera suficiente tiro.
  • Una chimenea demasiado fria puede provocar que no haya tiro o que incluso este sea negativo.
  • La tubería debe ser colocada correctamente siempre a contra agua y tener las dimensiones correctas.
  • Obstrucciones en la chimenea pueden ser causados por nidos, hollín o alquitrán.  

 

Un fuego demasiado corto puede ser causado por:

 

  • Leña: Troncos grandes duraran más que troncos pequeños. Usar leña fuerte que haya sido cortada y almacenada durante al menos 12 meses.
  • Demasiado tiro que provoca que no haya una combustión suficiente.
  • Errores de manejo: El aire primario deberá ser ajustado muy lentamente hacía la posición de cerrado, y lo cerraremos del todo cuando el fuego se haya estabilizado.  

No deje nunca abierta la puerta del cenicero por mucho tiempo – esto provocaría un sobrecalentamiento del aparato.  

 

Pequeñas deflagraciones pueden ser causadas por:

 

  • Cerrar el control de aire cuando volvemos a cargar el hogar. Algunas veces debemos esperar aproximadamente 15 minutos antes de cerrar dicho control..
  • El aire secundario quede bloqueado por  hollín o alquitrán.
  • La madera húmeda requiere una gran cantidad de energía antes de que se seque y empiece a arder, lo que puede provocar que no se quemen los gases produciendo así dichas deflagraciones
  • Tiro insuficiente

 

Difícil control del fuego

  • Las juntas y los cordones en mal estado.
  • El combustible: Nunca hay que quemar pallets viejos, astillas, basura o productos cerámicos.
  • Demasiado tiro en la chimenea: Use un deflector basculante, un controlador de tiro o simplemente reduzca la sección de la tubería.

 

Calentamiento pobre
Si usted encuentra que el calor que obtenemos es muy bajo, las razones más comunes son las siguientes:

  • Madera de baja calidad.
  • El tiro de la chimenea
  • Errores de manejo
  • La construcción de la casa (pobre aislamiento, buhardillas demasiado altas)
  • La estufa es demasiado pequeña.  


Cuando la madera se quema lentamente y a baja temperatura, esta forma de quemar va a producir mucho alquitrán y otros gases orgánicos que combinados con la humedad de la leña formaran mucho hollín que se quedara incrustado en las paredes de la tubería.

 

El hollín es la principal razón por la que se incendian chimenea
El exceso de hollín puede ser causado por:

  • Madera pobre en calidad y tamaño.
  • El tiro de la chimenea ·       
  • Errores de manejo
  • Tamaño de la estufa
  • Utilizarla siempre a bajo rendimiento

 

Recuerda deshollinar la chimenea al menos una vez al año, al inicio de cada temporada.