Radiación

 

La propagación de calor por radiación es la emisión de calor como luz invisible. Estos rayos viajan por el aire hasta que alcanzan algún material que los absorbe. Como resultado el material receptor se calienta.

Este tipo de calor es ideal en una habitación de techos altos, en edificios con aislamiento pobre, o si usted busca calor rápido y directo de su hogar. A la hora de situar mobiliario o cualquier otro objeto, tenga en cuenta que la cercanía de la estufa puede estar extremadamente caliente. Pueden usarse escudos de calor para prevenir la radiación de calor en determinadas direcciones.

 

 Radiación

 Radiación

 

 

Convección

 

La propagación de calor por convección se da cuando el aire alrededor de la estufa se calienta, se expande y se eleva por su propia temperatura. Si la estufa tiene una cámara de convección (planchas en los laterales con aperturas inferior y superior) el aire en dicha cámara se calienta antes y circula con mayor rapidez. La circulación de aire caliente de convección reparte el calor por la habitación.

El aire caliente queda detenido bajo el techo pero es posible hacerlo bajar utilizando un ventilador de techo. La convección lleva algo más de tiempo para calentar la habitación comparado con la radiación.

 

 Convección

 Convección

 

 

Convección y radiación

 

La mayoría de los hogares combinan ambos sistemas. El frente de las estufas radia calor a través del cristal de la puerta.

Detrás de las estufas, normalmente hay placas de convección que cumplen con la doble función de proteger la pared. Aún más a menudo el diseño de los laterales del producto determina si la estufa se puede catalogar como estufa de radiación o de convección.